Archivo de la etiqueta: Redes Inalámbricas

Redes Inalámbricas – TIC’s en la empresa zamorana

Una red Inalámbrica (Wireless LAN) es un tipo especial de red de área local en la que los equipos se pueden conectar a través de ondas electromagnéticas o de puertos que utilizan infrarrojos, evitando de este modo la necesidad de cablear los edificios.

Las redes inalámbricas más extendidas emplean tarjetas de red conectadas a pequeñas antenas que realizan las funciones de un transmisor/receptor de radiofrecuencia y que se conectan a un “punto de acceso a la red”, dispositivo consistente en un hub o un switch que cuenta con un equipo transmisor/receptor de radiofrecuencia.

Debido a la notable reducción del coste de los equipos necesarios, a la adopción de una serie de estándares que facilitan la interoperabilidad (normas Wi-Fi) y a la mayor oferta de productos disponibles en el mercado, este tipo de redes, también conocidas como Wireless LAN (WLAN), están experimentando un notable despegue en los últimos meses y numerosos expertos coinciden en destacar su fuerte expansión a corto y medio plazo.

Las redes inalámbricas presentan dos importantes ventajas: la movilidad de los equipos dentro de la zona de cobertura, así como la facilidad y rapidez en el despliegue y puesta en marcha de la red, ya que no se requiere el tendido de cables por el interior del edificio.

No obstante, como inconvenientes cabe destacar su menor velocidad de transmisión frente a las redes basadas en cable, así como su mayor vulnerabilidad frente a las interferencias y fuentes de ruido, que pueden degradar notablemente el funcionamiento de la red.

El número máximo de usuarios que pueden utilizar una de estas redes es de unas pocas docenas, si bien la capacidad de la red se degrada de forma notable a medida que se incrementa el número de usuarios conectados simultáneamente. No obstante, ampliando el número de puntos de acceso inalámbricos, se puede dar cobertura a un mayor número de usuarios.

Por otra parte, debemos destacar el fenómeno de las conocidas como “comunidades WLAN”, que están surgiendo en multitud de ciudades de todo el mundo para ofrecer cobertura de acceso a dispositivos portátiles en cafeterías, hoteles, aeropuertos, estaciones de tren, centros de convenciones, etc.

Por lo tanto, en una red inalámbrica se pueden emplear varios puntos de acceso (equipos concentradores). Cada estación depende en todo momento de un único punto de acceso con el que se comunica. Las estaciones se encargan de monitorizar permanentemente la calidad de su transmisión, de modo que, si esta calidad se degrada, la estación en cuestión comenzará a buscar activamente un nuevo punto de acceso al que conectarse, mediante la función de roaming (similar a la utilizada en los sistemas de telefonía móvil para cambiar de una estación base a otra).

Las redes inalámbricas de la tecnología Wireless Fidelity (Wi-Fi) se basan en un estándar del IEEE de 1997, revisado en 1999, conocido como estándar 802.11a Dentro del estándar 802.1 1 se han desarrollado dos alternativas, conocidas respectivamente como IEEE 802.11a e IEEE 802.1 Ib.

Se han propuesto otras tecnologías para desarrollar el mercado de redes inalámbricas, dirigidas tanto al ámbito doméstico como al empresarial: Bluetooth, Home RF, HyperLAN, etc. La existencia de tantas soluciones distintas e incompatibles entre sí han contribuido a aumentar la confusión en el mercado.

No obstante, solamente la tecnología Bluetooth ha conseguido una importante aceptación y el soporte por parte de un grupo destacado de empresas.

El estándar Bluetooth fue aprobado en la primavera de 1 998 por Ericsson, IBM, Intel, Nokia y Toshiba, con el objetivo de constituir una solución para comunicaciones inalámbricas con requisitos de espacio reducido, bajo coste y corto alcance entre ordenadores portátiles, periféricos (impresoras, escáneres, etc.), agendas electrónicas (PDAs), teléfonos móviles, cámaras digitales y otros aparatos electrónicos, incluyendo distintos tipos de electrodomésticos (frigoríficos, hornos microondas, lavadoras…).

Anuncios