Archivo de la etiqueta: Concentradores

Interconexión de Sistemas – TIC’s en la empresa zamorana

La interconexión de sistemas hace referencia a los dispositivos, técnicas y protocolos utilizados para establecer la comunicación y facilitar el intercambio de información entre equipos, redes y sistemas informáticos.

Para construir una red de ordenadores se emplean una serie de equipos hardware y aplicaciones software, cuya función es ofrecer los servicios necesarios para la transmisión de datos entre los ordenadores y terminales que se conectan a la red.

En primer lugar, es necesario instalar en cada ordenador o terminal una tarjeta de red (NIC, Network Interface Card), encargada de la transmisión y recepción de datos a través del medio de transmisión.

Asimismo, se requiere la instalación del cableado utilizado para construir el medio de transmisión compartido por todos los ordenadores y terminales: par trenzado UTP, cable coaxial o fibra óptica. El cableado no será necesario en el caso de las redes inalámbricas, basadas en equipos transmisores/receptores de radiofrecuencia.

Por otra parte, los dispositivos de interconexión facilitan la interconexión de redes LAN y redes WAN de distintas características:

  • Los Repetidores:

Son dispositivos que regeneran la señal y la transmiten a un nuevo segmento de una red de área local (LAN), sin interpretar la información ni tomar ninguna decisión sobre su origen y destino. En los dos segmentos se deben emplear las mismas técnicas de control de acceso al medio.

  • Los Puentes (Bridges):

Se encargan de almacenar y reexpedir tramas de datos entre redes tipo LAN, facilitando la interconexión de redes LAN que utilicen distintas técnicas de control de acceso al medio. En este caso, se encargan de regenerar la señal para transmitirla a la otra red local sólo cuando sea necesario, es decir, cuando los datos vayan destinados a un equipo que se encuentra en esa otra reo, realizando una adaptación a la técnica de control de acceso al medio empleada en esta segunda red.

  • Los Concentradores (Hubs y switchs):

Son dispositivos empleados en el cableado estructurado, cuya finalidad es facilitar el despliegue de una red en topología en estrella, en la que todos los cables utilizados se conectan a los puertos (bocas de conexión) de uno de estos dispositivos.

Se distinguen dos tipos de concentradores:

  1. Concentradores pasivos, también denominados “hubs”, que simplemente retransmiten la señal que reciben por uno de sus puertos a todos los demás puertos.
  2. Concentradores inteligentes, también denominados “switchs” (conmutadores), que utilizan una matriz interna de conmutación para retransmitir los datos que reciben por uno de sus puertos directamente por el puerto en el que se encuentra el equipo al que van dirigidos, sin utilizar el resto de los puertos.

Es decir, el concentrador “aprende” a qué puerto se encuentra conectado cada equipo, por lo que sólo retransmite los datos por el puerto que corresponda en cada caso, incrementando la capacidad de transmisión de la red.

  • Los Routers:

Facilitan la interconexión de distintas redes de ordenadores, ocupándose del encaminamiento de los paquetes de datos, a partir de la interpretación de las direcciones origen y destino. Para ello utilizan tablas de enrutamiento con información sobre las rutas disponibles para alcanzar otras redes, buscando la trayectoria más corta posible (minimizando el número de saltos entre nodos). Por otra parte, también se encargan del control de la congestión, midiendo la cantidad de tráfico que deben cursar en cada instante.

  • Las Pasarelas (Gateways):

Son dispositivos capaces de realizar una conversión de protocolos entre dos redes totalmente distintas. Así por ejemplo, pueden realizar una conexión entre una red IPX/SPX de Novell con una red basada en el protocolo de Internet TCP/IP.

Para garantizar la seguridad en la conexión se emplean “firewalls” (cortafuegos) y “proxies”, dispositivos hardware o aplicaciones software que se instalan en un ordenador conectado a la red de la organización.

Básicamente un firewall realiza un filtrado de paquetes de datos a partir de unas reglas definidas por el administrador de la red, en función de las direcciones IP fuente o destino (es decir, de qué ordenador provienen y a qué ordenador van dirigidos) y del servicio al que van dirigidos (especificado mediante un número de puerto de comunicaciones). Asimismo, permite generar un registro (“log”) de la actividad en la red.

Para conseguir controlar los accesos a Internet desde una red local, se suele utilizar un proxy, que realiza el papel de intermediario entre los equipos de la red local e Internet. De este modo, todas las conexiones pasan por un único equipo, que se encarga de su supervisión y control, proporcionando además mayor seguridad a la red de la empresa frente a intentos de acceso desde el exterior.

El administrador puede permitir o denegar el acceso a Internet y a los servicios de la empresa de manera selectiva. Se consigue de este modo que todo el tráfico de la organización pase por esta máquina, obligando a los usuarios a cumplir las restricciones que se hayan impuesto.

Por último, para implementar los distintos servicios ofrecidos por la red, se necesitan instalar y configurar adecuadamente una serie de servidores, ordenadores de una cierta capacidad de proceso y de almacenamiento que cuentan con un sistema operativo de red (que soporta los protocolos de comunicaciones utilizados en la red) y en los que se instalan aplicaciones y herramientas específicas para gestionar cada uno de los servicios (acceso a páginas Web, transferencia de ficheros, correo electrónico, ejecución remota de aplicaciones, etc.).

Anuncios